Ravioles de carne y berenjena, en salsa de tomate

¡Nos gustaron tanto los ravioles que quisimos hacer una versión de relleno distinto pero igual de rico!  

Ingredientes:

Para la masa:

  • 400 g Harina
  • 3 Huevos
  • 3 cdas. Aceite
  • 6 cdas. Agua
  • ½ cdta. Sal

Para el relleno:

  • 1 Berenjena mediana
  • 200 g Posta rosada o carne molida tipo  tártaro (tiene menos grasa)
  • 1 cebolla pequeña
  • Aceite de oliva, en spray idealmente
  • Sal y pimienta

Para la salsa:

  • 2 tomates grandes y muy maduros
  • ½ cebolla mediana
  • Sal y pimienta
Preparación:

Para la masa: forma una corona con la harina, con un poco de sal. En el centro pon los huevos, el aceite y el agua. Mezcla hasta formar una masa suave que no se pegue en las manos (lo lograrás después de unos 10 minutos aprox.). Déjala reposar unos 20 minutos envuelta en alusa plast, a temperatura ambiente.

Para el relleno: Lava y troza la berenjena en cubos pequeños, al igual que la cebolla. En una sartén caliente, saltea la cebolla hasta que esté dorada, y agrega las berenjenas. Añade la carne en trozos pequeños o molida y continúa la cocción por unos 5-7 minutos más, idealmente con la sartén u olla tapada para que la mezcla no se seque. Agrega sal y pimienta a gusto. Reserva.

Una vez pasados los 20 minutos de la masa, cortar porciones de masa del tamaño de una pelota de tenis, y estirarla preferentemente en la máquina prensadora de pasta (o con uslero), hasta que quede muy fina. Obtendrás algo así como un rectángulo delgado de masa.

Poner montoncitos de relleno separados por el ancho de unos 2 dedos aproximadamente, hasta completar toda la masa a lo largo. Cubre con otra capa de masa, y pasa tus dedos entre los montocitos de relleno, haciendo presión.

Usa una ruedita de zig-zag para cortar la pasta y formar los ravioles.

Para la salsa: Corta los tomates y las cebollas en cubos muy pequeños. Mantén la cáscara de los tomates, y las pepas, le darán un toque distinto y aumentarás el porcentaje de fibra que aportan. Calienta una sartén y cocínalos en ella hasta que comiencen a exudar jugo. Agrega sal y pimienta, y sigue revolviendo todo hasta que obtengas una salsa aun con trozos de tomate enteros. Reserva.

Cocina los ravioles en abundante agua hirviendo con un poquito de sal, por unos 3-4 minutos o hasta que floten (estarán al dente). Sácalos del agua con ayuda de un espumador. Es importante que los cocines de a poco, para que no se peguen entre sí.

Sírvelos apenas los saques del agua, con un poco de salsa sobre ellos.

 Los ravioles, una vez rellenos, los puedes congelar crudos por hasta 18 meses.

Fuente: www.nutreduca.cl 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Instagram

Instagram did not return a 200.

Sígueme!

© Nutreduca 2014 - 2018