6 MESES: INICIO DE LA ALIMENTACIÓN

Ya es sabido que la lactancia materna es lejos lo más importante para mantener la buena salud de los pequeños, incluso cuando son más grandes. Se aumentan las defensas, se fortalece el apego con la madre, se obtiene la nutrición adecuada y óptima para cada uno de los menores, se previene el sobrepeso y la obesidad, disminuyen las infecciones respiratorias y digestivas, se favorece el desarrollo cognitivo… podríamos estar todo el día mencionando beneficios!.

Lo importante es que esta lactancia debe ser exclusiva, y a libre demanda, durante los primeros 6 meses (o al menos hacer todo lo humanamente posible para que así ocurra). Luego de esto, se debe comenzar a incorporar, poco a poco, la alimentación con papillas.

¿Cómo saber que tu hijo/a está preparado/a para recibir alimentos distintos a la leche?

  • Porque se evidencian signos que indican un desarrollo sicomotor adecuado, tales como:
  • Erupción de dientes
  • Uso de la musculatura masticatoria (se llevan juguetes a la boca y los muerden)
  • Aumenta la percepción sensorial
  • Discriminan nuevas texturas, sabores, olores y consistencia de los alimentos
  • Se elimina el reflejo de extrusión (expulsar la comida de la boca con la lengua)

Al momento de cocinar

  • Procurar una consistencia de papilla o puré suave
  • No dejar grumos ni trozos de fibra
  • La erupción de los primeros molares (8-9 meses aprox.) indica que la comida se puede dar molida con tenedor.
  • La erupción de los dos molares indican que se puede dar todo picado.
  • No agregar sal ni azúcar a las comidas. Mientras  más se retrase el uso de éstos productos es mejor, ya que luego solo crearán adherencia al sabor y condicionarán sus gustos para cuando sea mayor.
  • Se pueden usar condimentos naturales como orégano, ajo, comino, tomillo, y otros, en cantidades pequeñas.

Conductas correctas al comer

  • Evitar distractores como la televisión.
  • Mantener un entorno agradable, utilizando  utensilios que el niño/a reconozca como propios.
  • Mantener al niño/a sentado/a, con apoyo corporal y las manos descubiertas.
  • Respetar si el menor no quiere comer más, y vigilar si es una conducta repetida para asociarlo a una enfermedad o malestar específicos.
  • No mezclar el postre con la comida para estimular la ingesta, ya que puede ser contraproducente y generar costumbre en el menor.
  • Nunca soplar ni probar con el mismo cubierto los alimentos que se darán al menor, ya que aumenta la probabilidad de caries y otros microorganismos.
  • La temperatura es aprox. 37ºC (temperatura corporal), pero puede ser inferior.

Otras consideraciones

  • Desde el momento que el menor comienza a comer, se puede ofrecer 20 a 50 ml (1/4 taza o menos) de agua, 2 a 3 veces al día, separándola de la leche.  No es necesario, ni adecuado, agregar azúcar, miel, jugo en polvo ni ningún otro aditivo dulce.
  • La leche de vaca no es adecuada para los menores de 2 años, por lo cual si no es posible la lactancia materna, se deberá recurrir a alguna fórmula láctea especial para la edad.
  • No es recomendable entregar golosinas  ni snacks, dulces o salados, ni siquiera por “entretención” o sentimiento de lástima, ya que al no ser un sabor conocido por los menores no es algo que quieran imperiosamente, y solo provocará malos hábitos con respecto al consumo de sal y azúcar en etapas posteriores.
  • El yogurt y otros postres de leche no son alimentos recomendados en esta etapa, por su contenido de azúcar y grasas, además de las proteínas propias de la leche de vaca.
  • Es importante mantener el aseo bucal en todo momento. Para ello se puede utilizar una gasa o trozo de pañal, y posteriormente un cepillo de dientes suave y sin pasta dental.

Cantidades:

6 a 8 meses: ¾ taza de Comida + ½ taza Papilla de frutas

9 meses o más: 1 taza de Comida + ½ taza Papilla de frutas

 Cambios importantes a los 8 meses

 Se inicia la segunda comida (cena) en reemplazo de la leche de ese horario (18 hrs aprox).

Se inicia la papilla de leguminosas, pasadas por cedazo, en reemplazo de la papilla de carne, verduras y cereales. Dar esta papilla 1-2 veces por semana.

 Cambios importantes a los 10 meses

Introducción del pescado y huevo, excepto cuando padres y/o hermanos tienen antecedentes de alergias alimentarias, donde se retrasarán estos alimentos hasta el año de vida.

Fuente: Guía de Alimentación del Niño(a) menor de 2 años. Ministerio de Salud, Chile. 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Instagram

Instagram did not return a 200.

Sígueme!

© Nutreduca 2014 - 2018