Cocinar con Jengibre

Muy conocida se ha hecho esta raíz originaria de Asia, pero poco sabemos sobre cómo utilizarla. Antiguamente se utilizaba como condimento o como medicamento y se habla de múltiples beneficios de su consumo, pero hoy nos enfocaremos en detallar cómo utilizarlo al momento de cocinar.

Jengibre Fresco:

Debe conservarse, envuelto holgadamente en papel de aluminio, en la parte baja del refrigerador, hasta un máximo de tres semanas, o en el congelador hasta un año. Basta con rallar lo que se necesite y volver a meter la raíz en el congelador o en la nevera. Otra forma de conservarlo es cortándolo en lonchas, distribuyéndolas en un tarro de vidrios y cubriéndolas con jerez seco o aceite de oliva. De este modo se conserva hasta un año dentro del refrigerador.

En India lo utilizan para especiar platos al curry, donde muelen la raíz pelada con otras especias, o la rallan junto con cebolla y ajo. Otra manera de utilizarlo es frotando la raiz pelada y fresca sobre la preparación. También puedes agregarle un par de lonchas finitas dentro de un pescado entero o remojar una o dos lonchitas en vinagre o aceite para aliñar ensaladas.

Raíz de jengibre seco:

La raíz de jengibre seca tiene un sabor es más concentrado. Se prepara a partir de la raíz fresca de dos maneras distintas: una de ellas consiste en lavarla y secarla al sol o en un horno, en cuyo caso conserva la piel, pero marrón y arrugada. También puede hervirse y luego pelarse.

Puede comprarse suelta o en recipientes, en herbolarios y tiendas de productos orientales. Se conserva envuelta o en un tarro, en un lugar fresco y oscuro. Para que no pierda su aroma debe usarse antes de tres meses. La raíz de jengibre seca debe pelarse, si hace falta, y luego machacarse para que suelte bien su aroma.

Es estupendo para aliñar de carne, aves y pescado, para guisos y aliños de ensaladas. Si se deseas suavizar su sabor, debes dejarlo en infusión por unas horas, o incluso unos días. También puede dejarse en remojo en agua, en almíbar o en leche para hacer budines.

Se puede moler la raíz de jengibre seca para hacer jengibre molido, que tendrá un sabor menos pronunciado a nuez moscada que el producto que con ese nombre se vende en las tiendas. Para ello, se corta en trocitos y se machaca en el mortero.Si quedan algunas fibras duras lo mejor es pasar el polvo de jengibre por un tamiz fino.

Jengibre molido:

El jengibre molido se muele a partir de la raíz seca. Lo mejor es comprarlo en pequeñas cantidades y conservarlo en tarritos en un lugar oscuro. Debe usarse antes de tres meses.

Se compre molido o se muela en casa, el jengibre molido es muy versátil. En platos horneados combina perfectamente con otras especias: canela, clavo, pimienta o nuez moscada. Tiene que usarse con moderación, porque su sabor es fuerte.

Esencia de jengibre:

Tiene que usarse con cautela, pues tiene un sabor y un aroma muy fuertes. Puede añadirse unas gotitas a un helado, a una mousse de frutas,a una jalea o a un tuti fruti, aunque es preferible reservarla para usarla cuando no se disponga de la especia en otra forma. Puede comprarse en tiendas especializadas en productos orientales.

 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Instagram

Instagram has returned invalid data.

Sígueme!

© Nutreduca 2014 - 2018