Dieta Cetogénica: ¿La conoces realmente?

Las primeras observaciones científicas nacen a comienzos del siglo XX relacionando el efecto benéfico del ayuno en pacientes con convulsiones epilépticas. Desde entonces se estudian sus beneficios sobre la salud humana, sobre todo en niños y adolescentes quienes padecen de Epilepsia Refractaria, es decir, que no han logrado el control de las convulsiones con fármacos o que las crisis son tan frecuentes que no logran vivir como desean.

Por otro lado, esta dieta se ha hecho famosa por ser “milagrosa”, prometiendo bajar de peso en poco tiempo sin pasar hambre, pero ¿es realmente tan beneficiosa?.

La Dieta Cetogénica terapéutica (para el caso de pacientes epilépticos) incluye un alto porcentaje de grasas -no de cualquier tipo- y una pequeña proporción de carbohidratos y proteínas, cuidando siempre las cantidades y el origen de cada uno de estos nutrientes. Para poder comenzarla es necesario hospitalizar al menor a cargo de una nutricionista, médico y enfermera para poder monitorearlo constantemente durante unas 6 a 8 semanas (Moreno et al, 2002).

En cambio, la Dieta Cetogénica que encontramos por internet promete ser tan simple como eliminar los carbohidratos y consumir casi libremente la cantidad de grasas y proteínas que quieras. La idea es provocar un estado de cetosis, en el cual nuestro organismo genera cuerpos cetónicos a partir de los cuales obtiene energía -en reemplazo de la glucosa- para mantener las funciones vitales, es decir, es un estado poco saludable sobre todo si consideramos que algunos órganos funcionan solo a expensas de glucosa por lo cual necesitamos al menos 100 g de ésta al día, y ¿sabes de dónde se obtiene? De los hidratos de carbono. Es por esta razón que en los casos terapéuticos es fundamental el monitoreo y seguimiento pero, ¿conoces a alguien que haya recurrido a un profesional para seguir esta dieta de la mejor manera? Lo más probable es que tu respuesta sea no.

El fundamento de esta restricción total de carbohidratos indica que al no incorporar glucosa al organismo no le damos otra opción que utilizar la grasa acumulada para generar energía. El problema está en que si consumimos solo grasas y proteínas es muy probable que al corto tiempo ya presentemos problema renales, de colesterol y triglicéridos altos (hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia) y hepáticos.

Existen varios estudios que avalan el uso de esta dieta, siempre y cuando sea bajo la vigilancia de un profesional idóneo dado que no se puede mantener por más de un mes -dados los efectos secundarios que te mencionamos anteriormente- y porque es fundamental volver a comer normalmente, incluyendo todo tipo de alimentos, sin caer en excesos que lleven a un efecto yo-yo, muy común en estos casos.

Nuestra recomendación entonces es a consultar y asesorarte antes de tomar decisiones de las que te puedas arrepentir más adelante.

1 Comment

  • Fitnessintel dijo:

    Es una dieta para la que el organismo se encuentra preparado, aunque si es cierto que algunas personas no la deben de hacer, pero en general el cuerpo está listo para estar en cetosis sin ningún problema y tanto es así que muchas personas pasan incluso años en cetosis, sin problemas, pero eso está claro que requiere práctica y esfuerzo.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Instagram

Instagram did not return a 200.

Sígueme!

© Nutreduca 2014 - 2018