Consejos para disminuir el consumo de Sal

Casi todas las personas consumen demasiada sal. Muchos adultos y, muchas veces, niños, consumen más del doble de la cantidad considerada necesaria para la salud. La reducción de la sal de mesa y comer menos alimentos preparados previamente, ricos en sal, lo ayudarán a mantenerse saludable.

Si tienes más de 45 años, padeces Diabetes, Hipertensión, o una enfermedad renal o cardíaca, tu salud corre más peligro por el contenido alto de sal alimentaria que las demás personas.
La presión arterial alta o “hipertensión” es un factor de riesgo importante del infarto de miocardio, la insuficiencia cardíaca, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades renales, y también es la causa principal de defunción en el mundo. Una cantidad excesiva de sal en la dieta causa aproximadamente el 10% de las enfermedades cardiovasculares. Un régimen alimentario bajo en sal evitaría hasta uno de cada cuatro ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares.

En este artículo te dejamos varios consejos fáciles para disminuir el consumo de sal, trata de llevarlos a cabo en tu hogar, será un beneficio personal y para toda tu familia;

1. Cuando hagas compras:

– Compra alimentos frescos o congelados, no procesados, más a menudo.

– En lo posible, elije productos alimentarios que tengan etiquetas acerca de la nutrición y revísala. La cantidad de sal o sodio mostrada corresponde a “cada porción” y muchas personas comen más de una. Trata de elegir alimentos con menos de 0,25 gramos de sal por porción y evite los alimentos con más de 1 gramo por porción.  En estas etiquetas, el sodio es lo mismo que la sal.

– Busca alimentos marcados como “sin sal”, “sin sal añadida”, “bajo en sal”, “con contenido reducido de sal”; después, vuelva a leer la cantidad real de sal contenida en la etiqueta.

– Cuando compres comidas procesadas, elije aquellas que tengan la cantidad más baja de sal o sodio.

 

2. Cuando estés en tu casa:

– Elimina el salero de la mesa a la hora de comer.

– Reduce la cantidad de sal cuando cocines. En cambio, usa condimentos naturales, como  jugo de limón, ajo fresco, especias, hierbas y vinagres con aromatizantes.

– Usa sólo cantidades pequeñas de salsas como el ketchup, mostaza, salsa de soya. Reduce el consumo de pepinillos, aceitunas, salsas y aliños de ensalada que tengan un contenido alto de sal.

– Planee las comidas por lo menos con un día de anticipación. Busca ideas de comidas rápidas en libros de cocina y en Internet, para evitar compras de última hora de alimentos preparados que normalmente tienen mucha sal.

– Enjuaga los alimentos enlatados en agua fría antes de cocinar o comer.

– Cocina más en casa, partiendo de cero. Limita la dependencia de las comidas procesadas, como sopas enlatadas o liofilizadas, verduras enlatadas, comidas congeladas, comidas “instantáneas” y envases de arroz o pasta con saborizantes.

–  Prefiere usar carnes frescas de aves, pescado y carnes magras en lugar de los tipos enlatados, ahumados o procesados.

 

3. Cuando salgas a comer:

– Cuando coma en restaurantes, pida que le añadan menos sal a las comidas.

– Evite las comidas rápidas y para llevar.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Instagram

Instagram has returned invalid data.

Sígueme!

© Nutreduca 2014 - 2018