Dormir poco: Nuevo factor de riesgo para Obesidad

La Obesidad es una enfermedad compleja, resultante de la interacción de factores genéticos y ambientales, y ha sido declarada epidemia mundial según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es un problema relevante de salud pública en todos los grupos etáreos y su prevención resulta un problema urgente, siendo las estrategias alimentario-nutricional y/o de actividad física los principales focos abordados para dicho propósito.

La obesidad implica un alto costo directo e indirecto para el individuo y la sociedad, y en la población pediátrica se asocia a diversas comorbilidades endocrinas, metabólicas y a un mayor riesgo de obesidad en la adultez.

 Diversos estudios respaldan la hipótesis que sostiene que la cantidad y calidad del sueño nocturno serían factores relevantes relacionados con la obesidad.

Adultos estadounidenses han reducido entre 1 y 2 horas su cantidad de sueño, y más de 1/3 de los adultos jóvenes refieren dormir menos de 7 horas, lo cual aplica igualmente para niños y adolescentes.

 Los cambios sociales actuales, la tecnología, la disponibilidad de luz y la mayor demanda laboral, entre otros, nos han llevado a cambiar las horas destinadas al sueño nocturno y la vigilia, retrasando el inicio del período de sueño.

 El sueño se divide típicamente en dos estados:

Sueño REM (SREM): Durante el cual ocurren movimientos oculares rápidos y atonía muscular, regulación del desarrollo del sistema nervioso, aprendizaje y ensoñaciones.

Sueño no-REM (SNREM): Se subdivide en 3 etapas: N1, N2 y N3. Ésta última participa en la regulación de la liberación de la hormona de crecimiento.

 Existen referencias respecto de la cantidad diaria para los rangos de edad. Así, la recomendación para un menor de 5 años es de 11 horas o más, 10 horas para adolescentes y 8 para adultos.

 La actividad metabólica es un proceso modulado a través del sueño: El consumo de glucosa (o gasto de energía) es mayor mientras nos mantenemos despiertos y en el sueño REM, mientras que disminuye a sus niveles mínimos en el sueño no-REM.

 Un estudio que incluyó 6.800 niños y niñas de 5-6 años, encontró que la  prevalencia de obesidad y el porcentaje de grasa corporal disminuyeron a mayor duración del sueño, y que el riesgo para ser obeso fue menor en aquellos niños que cumplieron con sus horas de sueño recomendadas.

 En otro estudio (Touchette et al) se recabó anualmente información sobre el patrón de sueño y el riesgo para obesidad en una muestra de 1.138 niños entre 2,5 y 6 años de edad, encontrando que quienes durmieron mantenidamente menos de lo recomendado (11 horas), tuvieron mayor riesgo para ser obesos en la niñez temprana. Más aun, una menor cantidad de sueño a los 10 años de edad aumentó el riesgo a desarrollar obesidad en la adultez.

Pero, ¿por qué se provoca este desbalance?

Dado a que se rompe el equilibrio entre patrones reguladores del apetito y el balance energético.

Se ha estudiado que a menor cantidad de horas dormidas, la hormona encargada de la saciedad disminuye, mientras que la estimulante del apetito aumenta, lo que a su vez se asoció a una consiguiente sensación de hambre diurna, particularmente por alimentos ricos en energía y carbohidratos.

Hombres expuestos a restricción del sueño, además de presentar una mayor ingesta alimentaria, mantienen un menor gasto energético relacionado a la actividad física. Adicionalmente, aumenta la concentración de insulina (encargada de “abrir” las puertas de los órganos a la glucosa) pero no se es capaz de captar la glucosa para utilizarla, provocando estados de insulino-resistencia.

 Lo más interesante de esto es que basta solo una noche de privación del sueño para provocar este desbalance hormonal.

El sueño, tal como la dieta y la actividad física, tienen un rol clave en el crecimiento, desarrollo y mantención del estado de salud. El hábito desde los primeros días de vida es fundamental para crear estilos de vida saludables que te beneficien para el resto de la vida.

 Fuente: Rev. Med. Chile 2011; 139: 932-940 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Instagram

  • Almuerzo de domingo con mínimo esfuerzo? 🙄 Obvio! Para aprovechar de descansar y disfrutar el día.
Es muy rápido de preparar, sobre todo si te aseguras de mantener tu #refrigerador con #verduras lavadas y listas para comer. Entonces... cocinas la #quinoa con alguna verdura (champiñones o brócoli son mis favoritos para esto), calientas una sartén y pones a dorar el #tofu aliñado con un poco de #aminosdecoco (o salsa de soya), preparas la ensalada y la aliñas. En 15 minutos vas a tener un #almuerzo rico y nutritivo, muy fácil y rápido de preparar 💪🏼con aporte de #proteínas vegetales, #carbohidratos complejos, #fibrasoluble e insoluble, #vitaminas  y #minerales. 
#nutreduca #nutreducatips #almuerzofácil #comidareal #chilenosenmiami #coachingonline #asesoriasnutricionalesonline
  • Otra de nuestras recetas más vistas y favoritas por lejos! 🙌🏼De las que más repito en mi casa 🙊
Encuéntrala como Budín de zapallo italiano y choclo 🌽usando el buscador en www.nutreduca.cl 
#nutreduca #nutreducarecipes #budindezapallito #vegetariano #comidareal #budindeverduras #almuerzosaludable #cenasaludable #asesoriasnutricionalesonline #coachingensalud #coachingonline
  • Este queque de zanahoria es de las recetas más vistas en la web! 😋 Puedes encontrarlo por su nombre usando el buscador en www.nutreduca.cl 
#quequezanahoria #harinaintegral #reposteríasaludable #comidareal #nutreduca #nutreducarecipes #snacks #chilenosenmiami #coachingonline #asesoríasnutricionalesonline #coachingensalud
  • Ya está en nutreduca.cl esta receta fácil y rica! 🍿
👀 con la web renovada. Está en proceso aun y pronto van a tener más info disponible!

Sígueme!

© Nutreduca 2014 - 2018