Edulcorantes para evitar el consumo de azúcar

Entre los esfuerzos por controlar la diabetes y la obesidad mundial es que han nacido los edulcorantes como método de reemplazo del azúcar, tanto en la mesa de nuestras casas como en la industria alimentaria.

Entre los edulcorantes no nutritivos más utilizados  podemos mencionar: Estevia, aspartamo, sacarina, Sucralosa, además de ciclamato y acesulfamo K (o de potasio), y aquí describiremos algunos de ellos. 

Estevia rebaudiana

Es un arbusto perenne originario de Paraguay, que alcanza los 80 cm de altura aproximadamente. No contiene calorías y se puede utilizar la versión que más te guste: Gotas, pastillas, en polvo, o natural en forma de hojas secas.

Los principios de la estevia rebaudiana se deben a sus componentes naturales activos presentes en las hojas, siendo el esteviósido el que proporciona 250 a 300 veces el dulzor del azúcar. Además, contienen vitamina C, betacaroteno, cromo, cobalto, magnesio, hierro, potasio, fósforo, riboflavina, tiamina, estaño y zinc, entre otros (1).

Las tribus guaraníes de Paraguay  y Brasil han utilizado estevia, de distintas especies, como endulzante para contrarrestar el sabor amargo de los medicamentos y bebidas en base a plantas medicinales (2). Además, se le atribuyen efectos como el de estimular el estado de alerta, facilitar la digestión y funciones gastrointestinales, además de mantener sensación de vitalidad y bienestar.

Un estudio realizado en el 2010 demostró un menor consumo de calorías entre comidas luego de haber utilizado estevia en sus preparaciones de almuerzo y cena (3). Algunos usuarios indican disminución del deseo de comer dulces y alimentos ricos en grasas, e incluso tabaco y alcohol (1).

Investigaciones recientes indican que los extractos de esteviósido pueden disminuir el nivel de glucosa en sangre en ratas diabéticas con un efecto tiempo dependiente, obteniendo resultados similares con el polvo de hojas de estevia (1).

Aspartamo

Es un edulcorante no nutritivo sintético con un poder 200 veces más dulce que la sacarosa (azúcar). No aporta calorías y está compuesto por fenilalanina, ácido aspártico y metil-éster, actualmente presente en más de 6.000 productos a nivel mundial (4).

La ingesta diaria admisible del aspartamo es de 40-50 mg/kg de peso/día, muy inferior al consumo promedio actual según Magnuson et al (4).

El Dr. H.J. Roberts, autor del libro “Aspartame (Nutrasweet), is it safe?” (Aspartame o Nutrasweet, ¿Es seguro?) afirma que el consumo de este endulzante puede ocasionar, agravar o acelerar la incidencia de migrañas, ataques epilépticos, esclerosis múltiple, diabetes y sus complicaciones, la enfermedad de Alzheimer e incluso tumores cerebrales, basándose en la evidencia científica de investigadores particulares. Todo esto se podría deber a la digestión de los componentes del aspartamo, especialmente del metil-éster, el cual se convierte en alcohol metílico o metanol, luego en formaldehído y finalmente en diketopieracina y ácido fórmico, todos componentes que contribuyen a la toxicidad y disfunción de algunos sistemas como el inmune y nervioso (5).

Lo anterior es concordante con estudios que indican efecto sobre los niveles de aminoácidos y neurotransmisores cerebrales luego de grandes ingesta de aspartamo por vez, sin obtener información creíble acerca del efecto cancerígeno que podría tener (4).

 Sacarina

Otro de los edulcorantes no nutritivos más utilizados, principalmente en conjunto con aspartamo y ciclamato para potenciar el dulzor en productos industrializados. Es 350 a 500 veces más dulce que el azúcar común, y su ingesta diaria admisible es de 5 mg/kg de peso/día.

Sucralosa

Es un edulcorante no nutritivo obtenido de la caña de azúcar con 600 veces mayor dulzor. Su ingesta diaria admisible alcanza los 15 mg/kg de peso/día.

 Fuentes:

(1) Revista Nutrición, del Colegio de Nutricionistas. 8(1), 2012.

(2) Pharmacognosy Res. 2010 Jul-Aug; 2(4): 258-263.

(3) Anton et al. Effects of stevia, aspartame, and sucrose on 
food intake, satiety, and postprandial glucose and insulin levels. 
Appetite, 2010; 55(1): 37-43.

(4) Crit Rev Toxicol. 2007; 37(8):629-727

(5) Revista de medicinas complemetarias. Medicina Holística. No.65

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Instagram

Instagram did not return a 200.

Sígueme!

© Nutreduca 2014 - 2018