Nuevos cereales en tu dieta: Mijo

¿Haz escuchado la palabra Mijo o Miso? Es muy probable que no ya que en occidente su uso no es muy amplio excepto por los vegetarianos y veganos. Es un cereal de sabor neutro y suave, lo cual lo hace muy versátil a la hora de cocinar. Se puede utilizar para reemplazar al arroz como acompañamiento, en ensaladas, postres, al desayuno y en platos que incluyan leguminosas. 

Es libre de glutén lo cual lo hace una excelente opción para los pacientes celíacos quienes ya han logrado incluirlo en numerosas recetas (www.celiacos.com)

 Se considera dentro de los granos enteros, los cuales son ricos en fibra, vitaminas del complejo B y minerales. Además, se les atribuyen acciones antioxidantes, antiaterogénicos y antiinflamatorios, por lo que son utilizados en la prevención y tratamiento de enfermedades (Ruiz, 2005).

El mijo, como todos los cereales integrales, es rico en silicio, mineral con efecto antiateromatoso y su deficiencia se relaciona con enfermedades como la osteoporosis, osteoartritis, aterosclerosis, hipertensión y Alzheimer. Es fundamental en el inicio de la calcificación del cartílago y la regulación del crecimiento de los cristales óseos. Cuanto más deficiente sea la dieta en calcio más ingestión de silicio se requerirá. Su carencia, por consecuente, genera retraso del crecimiento, tendinitis, fibrosis, flacidez articular, conjuntivitis, caída del cabello y uñas frágiles. Incluso, en enfermedades como tuberculosis y cáncer se ha confirmado la falta de silicio (Porrata et al, 2008).

Al ser este cereal de tipo integral es una excelente opción para diabéticos (recordemos que los granos enteros tienen menor indice glicémico al ser carbohidratos complejos).

Como siempre te recordamos que es importante consultar a un especialista al momento de querer iniciar dietas restrictivas (como las veganas) o para disminuir el peso ya que es fundamental evitar la carencia de ciertos nutrientes esenciales para la buena salud. Te invitamos a seguir informándote a través de Nutreduca y a contactarnos frente a cualquier duda.

Fuente: Revista Chilena Nutrición v. 32 n.3. 2005. – Revista Cubana de Investigaciones Biomédica. v.27 n. 3-4. 2008.

2 Comments

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Instagram

Instagram did not return a 200.

Sígueme!

© Nutreduca 2014 - 2018