Tips para comer en la oficina

Siempre culpamos al tipo de alimentación que mantenemos en la oficina por nuestros problemas relacionados al peso, y lo mejor de esto, es que está totalmente en tus manos cambiarlo. Recuerda que cambiando hábitos en cuánto a alimentación dentro de tu lugar de trabajo, no sólo mejorarás tu apariencia física, sino también, una alimentación equilibrada te ayudará a mejorar tu rendimiento en tus actividades diarias y a combatir el cansancio y estrés.

El primer paso es tomar conciencia e introducir pequeños cambios en el estilo de vida:

1)  Mantén tus horarios de alimentación: 

La  clave de una alimentación saludable está en respetar tus horarios. ¡¡Debes desayunar y almorzar siempre!!. Son muy repetitivos los casos donde no se toma desayuno para poder “dormir 5 minutos más”. El problemas es que al saltarnos esta comida, estamos dejando a nuestro organismo sin su “bencina” diaria para poder comenzar a funcionar como corresponde y esto aumenta el “picoteo” durante el día, el cual está compuesto generalmente por alimentos ricos en azúcares y grasas saturadas.

Por otro lado, no almorzamos, porque se nos olvidó llevar de la casa o simplemente porque no hay tiempo.  Por más apurado que estés, respeta tus tiempos. Date unos minutos para sentarte, masticar, saborear y disfrutar de un plato liviano, lleno de energía y nutrientes. Recuerda que el almuerzo DEBE, todos los días, estar acompañado por un plato de verduras en abundancia y debes comerlo antes del plato principal.

2)   Planifica tus comidas: comer cada 3 – 4 horas

La clave para tener una alimentación balanceada es organizarse y entrar en la “cultura tupper”.  Al principio de cada semana, compra y lleva a la oficina:

– Colaciones saludables: lleva una fruta para cada día, yogurt descremados y sin azúcar, barritas de cereal o galletitas bajas en grasa y azúcares. Guárdalas en los cajones, así no te tentarás con los dulces y golosinas de tus compañeros. Pero guarda sólo 1 porción, ya que si te comes el paquete de galletas, tampoco será favorable, aunque sean integrales.

– Ensaladas frescas de verduras: Tus ensaladas DEBEN estar incluidas diariamente en tu alimentación. De preferencia como entrada en el almuerzo. Recuerda que debes variar los colores de ellas para asegurar una ingesta balanceada de vitaminas. Si tienes problemas de sobrepeso, prefiere aquellas verduras de hojas verdes con mayor contenido de agua y acompáñalas con una verdura de color. Recuerda que al aliñar no debes abusar del aceite y debe llevar poca sal.

– Budines o souflés de verduras: llévalos para reemplazar  los sándwiches o empanadas compradas, que tienen muchas                        grasas trans y harinas. Son fáciles de encontrar e igual de ricas.

3)   Arma tu escritorio saludable:

Elimina toda aquella golosina que tengas y cámbiala por tus colaciones saludable ya mencionadas anteriormente. Además, tén siempre a mano una botella con agua, para mantener una adecuada hidratación durante el día. Además esto te ayudará si te encuentras haciendo régimen, ya que aumenta la saciedad.

4)   Reemplaza el café:

En su lugar, trata de tomar infusiones más saludables, como el té de frutas o de hierbas. Si tienes problemas para mantenerte despierto, siempre es recomendable tomar algún tipo de té, como el rojo, negro, verde o blanco, que nos ayudan a la concentración y a mantenernos despiertos, además de otras de las múltiples propiedades que nos entregan. Es importante destacar, que el té, café o mate, no se deben tomar acompañando los platos principales, porque perdemos los minerales que encontramos en las comidas, por lo que siempre debes consumirlo como mínimo 30 minutos antes o después de cada comida principal. Si eres de aquellos que les gusta “tomar algo calentito” después de almorzar puedes optar por cualquier tipo de agua de hierbas sin azúcar.

5)   Y, después de trabajar… ¡A caminar!

Siempre alegamos que por culpa del trabajo somos personas sedentarias, y  he ahí el principal error, podemos, SIEMPRE realizar algún tipo de actividad física, sólo debemos derribar esa barrera que nos impide el realizar deporte, la “flojera” o el “no hay tiempo”. Siempre podemos caminar para llegar al trabajo o al irnos de éste, ocupar la escalera en vez de ascensor, realizar pausas activas en la jornada laboral, o mejor aún, asistir al gimnasio luego del trabajo o realizar una rutina de ejercicios en tu casa, esto puede ayudarte para realizar alguna actividad en familia, ya que puedes incluir a tus hijos, esposo(a), etc. La opción está, sólo debes tomarla. Además, mejora la digestión, liberas endorfinas (hormonas de la felicidad), te desconectas de la oficina y alivias el estrés.

Fuente: http://entremujeres.clarin.com/vida-sana/nutricion/comer-nutricion-saludable-oficina-trabajo-tupper-alimentos-adelgazar-bajar_de_peso-perder_peso-estres_0_427757232.html

2 Comments

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Instagram

Instagram did not return a 200.

Sígueme!

© Nutreduca 2014 - 2018